MENSAJE DE AÑO NUEVO

Como militar aprendí que el valor de un hombre se mide por su compromiso con el deber y por su sentido del honor; como abogado aprendí que el valor de un ciudadano se mide por su sentido de la justicia y por su integridad. Por eso sé que no puede ser un buen gobernante aquél que no cumple con su deber, que no conoce el honor, que no conoce la justicia y que no tiene el más mínimo atisbo de integridad, porque no puede ser un buen gobernante quien no sabe comportarse ni como un buen hombre ni como un buen ciudadano.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *